Searching...
domingo, 25 de noviembre de 2012

Descubriendo... Khôl



 

Cuando me compré mi primera botella de aceite de argán (algo de lo que hablaremos pronto) me venía de regalo un frasco de khôl. Al principio pensé, ¿qué se supone que tengo que hacer con esto? No sabía ni lo que era.

Después de informarme un poco (mirando la hoja de instrucciones que lleva) y entender qué es, el khôl se ha convertido en algo indispensable los días que me maquillo mucho los ojos, porque la verdad, va genial.

El khôl es un polvo negro que está hecho de ingredientes naturales y se usa para delinear la parte interna del ojo. Donde más de utiliza es en los países árabes, de ahí los ojos tan negros característicos de las mujeres.


Antes de nada, hay que tener en cuenta que MANCHA MUCHÍSIMO. Hay que ir con cuidado. Lo que yo hago es aplicar el khôl antes que nada, porque si te queda toda la cara negra (que suele pasar) al menos te lo puedes quitar sin echar a perder el maquillaje preparado anteriormente.

A diferencia de lo que pueda parecer, no es necesario mojar el polvo negro con agua, hay que aplicar directamente el producto con el bastoncillo en la parte interna del ojo o waterline.  



Lo puedes aplicar como un lápiz de ojos cualquiera, aunque el método original es apoyar todo el bastoncito de cristal en la waterline para hacerlo de una vez.



El método que yo recomiendo es usarlo como un lápiz de ojos cualquiera, teniendo en cuenta que para que quede el producto bien adherido al ojo hay que ir dando toquecitos.





La primera vez que me lo apliqué me asusté mucho porque me empezó a escocer el ojo horrores, y luego, tras leerme el prospecto (que es lo que hubiera tenido que hacer desde el principio), descubrí que si el khôl escuece es un poco significa que es de buena calidad. 

Resulta que es un producto medicinal y que además de servir como maquillaje, protege a los ojos de infecciones, suciedad y contra otras agresiones externas. 



¡Ya estamos! Si luego aplicamos un poco de rimmel la cosa mejora aún más. ¡Mirad la diferencia!

 

Lo mejor que tiene es que dura mucho más que un eyeliner normal, y aunque puedes encontrar eyeliners de khôl en las tiendas, no son tan intensos como el natural. Para desmaquillar, basta con un desmaquillante de ojos normal, se va con bastante facilidad.

Yo lo uso solamente cuando salgo de noche ¡y llego a casa todavía con los ojos bien maquillados!

¿Os animáis?

 

0 comentarios:

Publicar un comentario